El mismo perro con diferente collar

Un amigo me dijo ayer: “Esto está malo”. Se refería a los movimientos
surgidos en los últimos tiempos, a hechos como el de San
Isidro y los Ministerios de Cultura y de la Agricultura. Hizo hincapié
en el bombardeo que hay por las redes sociales.

De qué te asombras, fue mi respuesta, seguidamente le acoté: Tú tienes
edad como yo para hacer una retrospectiva de los ataques que ha
vivido y vencido la Revolución cubana desde el mismo 1959. Claro que
el collar del perro ha ido cambiando con el tiempo y aclimatándose a
los momentos históricos y tecnológicos.

Le recordé cuando los EE.UU. suspendieron la compra de azúcar para
asfixiar a la naciente Revolución. Los vuelos de avionetas precedentes
del Norte para quemar campos de caña y centrales azucareros. Le relaté
los ataques a nuestros pescadores y zonas costeras, la fiebre porcina,
la introducción de plagas, entre muchos otros atentados.

Le señalé el ataque por Playa Girón, la Crisis de Octubre, los alzados
en diferentes regiones del país, el derribo de un avión en pleno
vuelo con inocentes a bordo y otros acontecimientos que
tengo vivos en mis recuerdos.

El me habló de la Operación Peter Pan, una maniobra coordinada entre el Gobierno de los EE.UU., la iglesia católica y los cubanos que se encontraban
en el exilio, por la cual más de 14 mil niños fueron llevados de Cuba
a ese país del Norte.

Sí, pero Internet es muy fuerte, me acota. Para los dos lados, le digo.
Y seguí: Hoy es Internet, pero ayer fue Radio Swan, planta radial
ubicada en la isla Swan, perteneciente al territorio de Honduras,
desde donde se bombardeaba el éter para tratar de penetrar la mente de
los cubanos con falsas noticias. Así que eso de  las falsas noticias
no es cosas de ahora.

Continué por el mismo camino de la información. Ahí está la fracasada
Radio y Televisión Martí. Fíjate si esos enemigos de la Revolución no
tienen una plataforma política definida que le ponen el nombre de
nuestro Apóstol a esos medios de comunicación y luego pagan para que
apátridas ultrajen bustos de nuestro Apóstol.

En conclusiones, mi amigo, Cuba en estos 60 años ha estado  bajo
amenaza total, sometida a los perros que le ladran a la luna, ayer con
un collar menos sofisticado que el de hoy, pero moviéndole el rabito al
mismo dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *