Una fecha simbólica y especial para el pueblo cubano (+video)

Cuando José Martí acordó la fecha del 24 de febrero de 1895 para iniciar la Guerra Necesaria, convirtió la efeméride en un símbolo para el pueblo cubano. Ese día marcó el comienzo de una nueva etapa en la lucha por la independencia de la isla de la colonia de España, un proceso revolucionario continuo, que al decir de los historiadores, tuvo su culminación exitosa el primero de enero de 1959.

Con precarios recursos se lanzaron los mambises aquel 24 de febrero a la manigua. Fue la zona oriental cubana el escenario más importante de los alzamientos simultáneos. Es por ello, que aquel episodio, conocido como el Grito de Baire, hoy trasciende mejor como Grito de Oriente. Aunque en Las Villas hubo algunos pronunciamientos, los de mayor magnitud fueron los de fuerzas dirigidas por Guillermón Moncada, Bartolomé Masó, Quintín Bandera, Pedro (Periquito) Pérez, y otros patriotas del indómito Oriente.

En el occidente Juan Gualberto Gómez eligió el poblado de Ibarra, en Matanzas, para sumarse a la lucha pero fue detenido por las fuerzas españolas que cercaron el lugar y así quedó frustrado el estallido revolucionario en la región. No obstante, acudieron al cumplimiento de la orden de alzamiento en Jagüey Grande, perteneciente al territorio yumurino, en Los Charcones y Aguada de Pasajeros, en la provincia de Las Villas y en otras localidades de la Isla acontecieron pronunciamientos, pero de manera aislada y sin sus principales líderes a la cabeza.

Hace hoy 126 años de aquel grandioso acontecimiento que reabrió el camino iniciado en 1968. Aunque no culminó con la verdadera independencia por la intervención de Estados Unidos, sí demostró que las previsiones e ideas del Apóstol eran válidas para Cuba y el resto de América Latina.

La fecha del reinicio de las gestas libertarias del pueblo cubano, será siempre oportuna para reflexionar en torno a la historia patria, la cultura nacional,  el legado del Héroe Nacional  y esencialmente un homenaje a su genio político y capacidad para organizar la Guerra Necesaria.

Cada 24 de febrero debe ser día de celebración independentista, antimperialista, martiana, de tributo a aquellos que no dudaron en dar sus vidas para que hoy tuviéramos Patria.

Son  muchos nombres de patriotas gloriosos, pero sin lugar a dudas, en José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, se sintetizan y simbolizan todos.  El grito de ¡Independencia o Muerte! de La Demajagua, tuvo su continuación en el de ¡Libertad o Muerte! de 1895. Y en estas frases tuvo su mejor legado la sostenida y sagrada consigna de ¡Patria o Muerte! que hoy intentan devaluar algunos cubanos olvidadizos para debilitar a todo un pueblo, que se esfuerza en el día a día para lograr la República moral soñada por nuestros próceres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *