La estela musical de Celaida Menéndez

La profesora e instructora de arte Celaida Menéndez Montero es de esas artistas que deja a su paso una estela musical difícil de olvidar entre diversas generaciones de matanceros, integrantes de sus coros infantiles y agradecidos de su labor creadora reflejada en libros, discos y juegos musicales a lo largo de su fructífera vida, cuyo aniversario 77 ha sido motivo de celebración este 16 de febrero.

«Maricusa», como la conoce Cuba entera por sus trabajos en la televisión y en las ediciones del programa Cantándole al sol, obtuvo el Premio White, otorgado por  la UNEAC en Matanzas, y en 1991 recibió el Premio Egrem al mejor disco de música infantil titulado Las gaviotas y el marinero. En 1997 grabó el compacto Un verano feliz con Géminis producción y RTV Comercial, que fue nominado en Cuba Disco y en el 2001 con la disquera Unicornio realizó el disco Me desordeno, amor con poemas musicalizados de Carilda Oliver Labra.

Destacan los especialistas que esta renombrada pedagoga posee “un estilo propio, asimilando y reelaborando experiencias de diversas partes del mundo.» Se le reconoce además como creadora cuando en 1987 publicó Cantorcito, pasatiempo musical; en 1995 presentó Mi Juego Musical, con Ediciones Vigía y con la editora Abril publicó en la década del 2000 Las aventuras de Minia y Turi, sobre bailes populares cubanos utilizando figuras para recortar y un libro de colorear, todos bilingües.

La Universidad de República Dominicana le editó ocho libros y un cancionero de su música; los cuadernos de trabajo fueron de la serie Cantorcito, de pasatiempos musicales de instrumentos de cuerda, metal, electrónicos y de percusión, medios vocales y dos cuadernos para primer y tercer nivel de música.

Sobre la destacada directora de coros infantiles, ha expresado la profesora María de los Angeles Horta:

“Quiero agradecer a una Maestra que me ayudó a ser mejor músico y me hizo muy feliz en mi niñez: Celaida Menéndez. Pienso que mi motivación a trabajar con niños tiene que ver con los recuerdos que tengo del coro de la Escuela de Arte dirigido por ella.”

En su fecunda ejecutoria «Maricusa» ha sido premiada en numerosos eventos pedagógicos, concursos y festivales nacionales de coros, entre ellos el estar incluida en la multimedia Inolvidables Maestros del siglo XX en Cuba, por permanecer su vida entera dedicada a la enseñanza de la música y los niños.

Un comentario

  • Alicia Linares García

    Muchas felicidades a la eterna maestra que nos inculcó un profundo amor por la música y a ser mejores seres humanos…. Besitos, Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *